¿Conocemos realmente a quien trabaja en nuestra casa?

»»¿Conocemos realmente a quien trabaja en nuestra casa?

¿Conocemos realmente quién trabaja en casa?

Vamos a dedicar esta entrada del Blog a un tema que preocupa en gran medida a algunas familias y no es otro que : la confianza en el servicio doméstico.
Aunque al tratar este tema vemos que se entremezclan ciertos aspectos relacionados con el ámbito laboral, realmente a lo que más afecta sería a la vida familiar y conocer quién es la persona que trabaja en nuestro hogar puede ayudarnos a evitar problemas en el futuro.

 

El cuidado de nuestro hogar y familiares.


Actualmente, debido a nuestras ocupaciones y ritmo de vida, a pesar de la crisis, son muchas las familias que dejan su hogar al cuidado de personas ajenas a la familia, aunque sea unas horas a la semana. También es frecuente recurrir a cuidadores que nos ayudan en la atención de nuestros mayores y enfermos, así como niñeras para el cuidado de nuestros hijos/as. Y muchas veces, estas personas para nosotros son verdaderos desconocidos, de quienes únicamente tenemos unas vagas referencias de la agencia  con la que se contacta o recomendaciones de otra persona.
Realmente es una cuestión seria en la que no hablamos de desconfianza sino de tranquilidad, porque cualquier elección que tomemos hoy tendrá consecuencias en el futuro.
No es un puesto laboral cualquiera, ya que estamos eligiendo a alguien a quien confiaremos nuestro hogar y nuestra familia, que tendrá las llaves de nuestra vivienda, realizará compras con nuestro dinero, alimentará a nuestros hijos, etc…
A pesar de ello, la mayoría de las familias no saben realmente si esas personas tienen antecedentes delictivos, adiciones, conflictos laborales previos, etc.

¿Conocemos realmente a quien trabaja en nuestra casa? Servicio Domestico. Elche detectives.

Fuente: www.theguardian.com

El detective privado es una gran ayuda en estos casos ya que puede realizar informes prelaborales (verificación de curriculum vitae), así como seguimientos y vigilancias de trabajadores. Además, como ya hemos señalado en post anteriores, los informes finales elaborados por el detective pueden servir como prueba testifical. A continuación vamos a examinar las principales consecuencias que las familias pueden sufrir si contratan a la persona inadecuada. Estas consecuencias pueden ser muy graves y constituir incluso actos delictivos.

 

Hurtos y sustracciones.

En algunas ocasiones, los pequeños hurtos de dinero, objetos, bienes o incluso productos de alimentación son la consecuencia principal si contratamos a la persona equivocada. Insistimos en que estos hurtos son pequeños y muchas veces esporádicos. Incluso cuando la familia empieza a tener sospechas claras de faltas en su presupuesto o de la desaparición de determinados bienes, es muy difícil conocer la suma final de todo lo sustraído.
Sin embrago, la mayoría de las familias cuando contratan los servicios de un investigador privado no buscan conseguir una sanción penal, sino que quieren obtener pruebas de ese comportamiento desleal y así poder justificar el despido procedente de esta persona.
Si bien por un lado tenemos casos de sustracciones muy puntuales y esporádicas, en otras ocasiones nos encontramos con auténticos profesionales del hurto que calculan perfectamente cómo realizar sus sustracciones. Estas personas controlan los hábitos de la familia, qué gastos pueden ser más fácilmente distraídos sin que sus responsables se den cuenta, dónde guardan el dinero así como los objetos de valor, si tienen alguna medida de seguridad instalada en la vivienda y cómo la utilizan, etc. Con toda esta información el trabajador/a puede preparar sus hurtos para elegir el valor y el momento más adecuados sin levantar sospecha alguna, de modo que la falta pasará desapercibida o bien, no se le relacionará con ella.

¿Conocemos realmente a quien trabaja en nuestra casa? Hurtos Servicio Domestico. Elche detectives.
 Fuente: www.dailymail.co.uk

 

Hay otros casos en los que siempre sustraen la misma pequeña cantidad de dinero y la atribuyen a un concepto en los gastos de la compra, en material escolar… de modo que es asumida por la familia sin ser detectada. Todas estas pequeñas cantidades acumuladas día tras día constituyen un sobresueldo fraudulentamente obtenido.
Evidentemente, las familias con mayor poder adquisitivo suelen ser las principales víctimas  de estos fraudes. El elemento más robado es el dinero, pero también son susceptibles de “desaparecer” en manos de estos delincuentes: perfumes, productos de alta cosmética, prendas de vestir de marcas exclusivas, productos gourmet, pequeños aparatos tecnológicos y otros bienes de valor. El destino final de todos estos productos puede ser tanto el consumo personal, como la venta en el mercado de segunda mano.
Los principales consejos para evitar o reducir estos hurtos son registrar todas las compras y gastos y pedir el ticket correspondiente. También es recomendable no guardar el dinero y los bienes de valor en un mismo sitio y cambiarlo de lugar periódicamente. Además, también puede ser de utilidad tener registrados nuestras joyas e incluso nuestras prendas de vestir exclusivas y otros bienes de valor.
Por otro lado, es también recomendable poner en conocimiento del trabajador la normativa aplicable así como las circunstancias  que constituyen una falta muy grave y que son sancionables con el despido del trabajador/a. Para nuestra mayor tranquilidad, podemos recoger por escrito cualquier circunstancia respecto a las condiciones puntuales de trabajo, como por ejemplo la posibilidad de que entren en la vivienda o no, personas cercanas a nuestro trabajador/a doméstico/a (pareja, familiares…). Y ante cualquier sospecha de comportamiento irregular, por supuesto, acudir a un detective profesional.

 

Maltratos a menores y ancianos.

Más grave aún que los anteriores casos, son los casos de maltratos físicos o psicológicos tanto a niños como a personas mayores. Cada cierto tiempo saltan a las noticias titulares sobre niñeras que agreden a los niños/as y cuidadores que agreden mayores que tienen a su cuidado. Cuando contratamos a cuidadores profesionales confiamos precisamente en su profesionalidad y no sospechamos que, no solo no cumplan con su trabajo, sino que hagan lo contrario, ya que junto a los maltratos estas situaciones suelen ir acompañadas de dejadez, negligencia y descuidos.
El cuidado de menores, enfermos y personas mayores requiere unas aptitudes, conocimientos y capacidades que no todo el mundo posee. El estrés y la atención constante pueden llegar a generar situaciones de tensión que deriven en alguna conducta violenta, que puede ser puntual y esporádica o continua. Es esa conducta violenta o negligente continua la que es preocupante.
La circunstancia que añade gravedad a este asunto es que en muchas ocasiones las personas que sufren el maltrato son personas indefensas que no pueden quejarse ni denunciar su situación. Hay una serie de pistas, junto con el evidente deterioro físico, que pueden ayudarnos a detectar que nuestros seres queridos están sufriendo algún tipo de maltrato. Se trata de cambios en su comportamiento, desde la falta de apetito hasta cambios en su personalidad, se muestran apáticos, retraídos y se aíslan.
Para prevenir y evitar que esta situación pueda darse, muchas familias recurren a un detective privado quien realiza informes prelaborales completos (verificación de curriculum vitae), así como búsquedas de posibles antecedentes o denuncias y entrevistas con antiguas familias con las que haya trabajado la persona investigada.
 
           
¿Conocemos realmente a quien trabaja en nuestra casa? Maltrato ancianos. Elche detectives.Fuente: www.theguardian.com

 

Además, ante cualquier sospecha de que se está produciendo algún tipo de negligencia, las familias pueden contratar un investigador privado para  realizar  seguimientos y vigilancias de trabajadores/as. También es recomendable instalar cámaras de vigilancia con empresas profesionales que cumplan la normativa establecida en la Ley de Protección de Datos.
Por otro lado, igual que en los casos anteriores, debe ponerse en conocimiento del trabajador la normativa aplicable así como las circunstancias que constituyen una falta muy grave y que son sancionables con el despido del trabajador/a.
En resumen, al contrario de lo que habitualmente se piensa, la lucha contra los hurtos internos no es una batalla perdida. Tomar medidas preventivas le ayudará sin duda alguna y, en caso de sospechar que algo pasa, contratar un detective privado con experiencia en el sector le facilitará de manera enorme despedir al trabajador y atajar el problema. Este TIPO de investigaciones no suelen resultar excesivamente complicadas y el porcentaje de éxito es tremendamente elevado.

 

El detective ante estas investigaciones domésticas.

Cada caso es único y tiene su propia línea de investigación, sin embrago casi siempre es posible establecer tres fases. En el caso de las investigaciones de trabajadores/as domésticos/as, en la primera fase se produce la toma de contacto entre el cliente y su detective privado.
Una vez que el cliente contacta con el detective, se concierta una cita y el investigador recaba toda la información posible acerca de la persona a investigar y el tipo de sospechas o dudas que tiene el cliente sobre esta persona. Esta información que el cliente facilita al detective (horarios, espacio de trabajo, nivel de acceso a la vivienda y a las cuentas familiares, responsabilidades y funciones…) es fundamental para que el detective privado elabore un plan de actuación.
En una segunda fase, el detective elabora el plan más adecuado y efectivo y  lo plantea siempre de mutuo acuerdo con su cliente.
En el caso de informes prelaborales, el detective, por un lado, investiga la documentación de que dispone y comprueba que la información curricular es real. Por otro lado,  como hemos indicado anteriormente, el investigador privado realiza entrevistas con antiguas familias con las que trabajó la persona investigada.
En los casos de sospechas de hurtos y malos tratos el seguimiento y vigilancia activos son fundamentales, ya que permiten obtener pruebas de que el trabajador/a está incumpliendo sus obligaciones, desarrollando prácticas desleales o negligentes o incluso una actividad objeto de denuncia. El detective ajusta los horarios o días de vigilancia y seguimiento a unos momentos determinados, establecidos a partir de la información anteriormente facilitada por el cliente.
La última fase consiste en la elaboración de un informe por parte del detective privado. Dicho informe contiene los datos detallados de la investigación realizada, así como vídeos o fotografías de las pruebas obtenidas y las conclusiones a las que ha llegado el detective. Generalmente, esas pruebas podrán ser utilizadas en los posibles juicios y son las que determinarán la culpabilidad del empleado.
En cualquier caso, siempre es preferible ante cualquier sospecha de una actividad irregular de un trabajador o una trabajadora, acudir a un detective privado legalizado que, a partir de la información que le facilitemos, podrá aconsejarnos sobre cómo proceder para alcanzar el objetivo pretendido, siempre ajustándose a nuestro caso.
 
Más información:
  – Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores(Vigente hasta el 01 de Enero de 2014).
 

¿Te ha gustado este artículo? ¡Déjanos tu valoración

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
Cargando…
Publicado Por | 2016-10-26T08:47:19+00:00 18 septiembre 2014|Ámbito Familiar|

About the autor:

Licenciada en Criminología por la Universidad de Alicante. Detective Privado con Licencia. 1692. Asociado nº 947. Apdpe (Asociación Profesional Detectives Privados de España). Colegiado nº127. Colegio Oficial Detectives Privados Comunidad Valenciana. Profesor colaborador Universidad de Murcia. Miembro de Global Forensic Alliance. Profesora Escuela Superior Criminalística. Perito Informático. Título de Director de Seguridad. Título de Jefe de Seguridad. CEO en Elche Detectives & Asociados. Grupo E.D.A.

Deje su comentario