El fraude laboral

»»El fraude laboral
  • Fraude Laboral. Blog Elche Detectives

En este post del Blog Elche Detectives vamos a abordar un delicado tema  del ámbito empresarial: el fraude laboral.  El fraude laboral es un tema que preocupa tanto a grandes como a pequeñas empresas y también a los autónomos. En esta entrada explicaremos qué conductas son las más frecuentes, cómo enfoca el detective estos casos y cómo demostrar una falsa baja.

Servicios que un detective ofrece a las empresas.

Los servicios que un detective puede ofrecer a una empresa son muy diversos (para un desglose detallado consultar la web del Colegio Oficial de Detectives Privados de la Comunidad Valenciana, en el apartado Servicios). Según el portal GuiaDetectives.com, tanto en España, como en la Comunidad Valenciana, cerca del 40% de las investigaciones están relacionadas con el ámbito laboral, tanto con la vigilancia de un trabajador que supuestamente está enfermo, como la de otra empresa que está haciendo espionaje, o bien con la investigación de mala práctica de los empleados, robos, etc. Los  detectives privados también son contratados por las empresas para realizar informes pre-laborales (verificación de curriculum vitae) y para vigilar las bajas fingidas (vigilancias y controles de los trabajadores para verificar las bajas por enfermedad o accidente). Además, las empresas precisan los servicios de un detective privado para constatar el cumplimiento del horario laboral, para realizar seguimiento y control de comerciales, visitadores, vendedores, representantes, etc. (incumplimiento de horario, dedicación a tareas personales, dispersión de horario laboral, falseamiento de visitas, fraude de dietas, kilometraje…).

De este modo tanto las grandes como las pequeñas empresas contratan  los servicios de detectives privados para luchar contra la estafa que conlleva este tipo de prácticas realizadas por algunos de sus trabajadores, las cuales perjudican de forma grave a la empresa. En esta época de crisis las empresas vigilan más sus pérdidas, investigan más su productividad, su competencia, etc. y cuidan más su inversión. Los detectives tienen cada vez mayor peso en la resolución de estas cuestiones tan perjudiciales para la vida de una empresa.

El fraude laboral. Detectives Elche.

 

Labor del detective ante el fraude laboral: las conductas más investigadas.

El término “empleado tóxico” sirve para definir a aquel trabajador que, con diferentes conductas y actitudes, busca diversas fórmulas para trabajar lo menos posible, a pesar de que otros compañeros tengan que asumir su trabajo. Es un tipo de empleado que nadie desea en su empresa, pero que todos reconocemos. Resulta muy complicado investigar y medir el nivel de productividad para poder demostrar esta situación y tomar las medidas oportunas al respecto. No obstante, poco a poco, se van encontrando nuevos sistemas para controlar la productividad con la ayuda programas y controles informáticos más adecuados.

 

En algunos casos, las empresas deciden contratar los servicios de un detective para que, mediante fórmulas legales que puedan ser empleadas en un juicio, demuestren estos comportamientos nocivos y que pueden ser utilizadas como justificación para un despido procedente.

 

Por ejemplo, una sentencia reciente, emitida por la Sala de lo social del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, dio la razón a una empresa que despidió a un empleado por trabajar de forma deliberadamente lenta y ocasionar importantes perjuicios tanto a sus compañeros como a la propia compañía. Los expertos en Recursos Humanos recomiendan que siempre se intenten recabar datos objetivos.
Así, por ejemplo, se puede intentar valorar el rendimiento comparándolo con la media de otros compañeros que realicen una labor similar en las mismas condiciones o, si no fuera posible, se podría intercambiar los puestos de trabajo o, simplemente, comparar el desempeño actual con el que hubiera estado realizando hasta el momento.
Las dos conductas más investigadas dentro del fraude laboral son la competencia desleal y los distintos tipos de absentismo, entre ellos las falsas bajas. En los casos de la competencia desleal la investigación se complica, el seguimiento de la persona sospechosa puede convertirse en una actividad compleja, ya que es preciso obtener numerosos datos, desde su estilo de vida, horarios, su función o categoría dentro de la compañía, su círculo más próximo de amistades o aquellos contactos conocidos que puedan estar relacionados con empresas paralelas.
En el ámbito empresarial-laboral, es muy importante desarrollar cualquier investigación con total discreción, sin perjudicar la imagen de la propia empresa, ni su reputación, de forma que la investigación no influya negativamente en el nivel de negocio ni en el nivel de beneficios. Cualquier filtración podría afectar a estos aspectos e influir en el posicionamiento de la empresa frente a competidores.

 

El fraude laboral. Detectives Elche.
Fuente: MuyPymes

 

Cada investigación es única y tiene su propio método, sin embrago casi siempre es posible establecer tres fases. En el caso del fraude laboral, en la primera fase se produce la toma de contacto entre el cliente y su detective privado. Una vez que el cliente contacta con el detective, se concierta una cita y se recaba toda la información posible acerca de la empresa y del trabajador sobre el cual recaen las sospechas. El detective asesora al responsable de la empresa sobre las posibles actuaciones para frenar esa conducta fraudulenta. Esta información que el cliente facilita al detective (horarios, espacio de trabajo, categoría y funciones, nivel de acceso a instalaciones, personas o contactos que frecuenta…) es fundamental para que el detective privado elabore un plan de actuación.
En una segunda fase, el detective elabora el plan más adecuado y efectivo y  lo plantea siempre de mutuo acuerdo con su cliente. En el caso del fraude laboral, el plan de actuación se centra en dos partes. Por un lado, el detective investiga la documentación de que dispone la empresa (partes médicos en el caso de bajas laborales, comunicaciones realizadas a través de correos de empresa  en caso de actuación desleal). Por otro lado,  el detective realiza un seguimiento y vigilancia activos, ya que lo que se pretende es obtener pruebas de que la baja que está disfrutando dicho trabajador es falsa o de que el trabajador está facilitando información a la competencia. El detective ajusta los horarios o días de vigilancia y seguimiento a unos momentos determinados, establecidos a partir de la información anteriormente facilitada por la empresa.
La última fase consiste en la elaboración de un informe por parte del detective privado. Dicho informe contiene los datos detallados de la investigación realizada, así como vídeos o fotografías de las pruebas obtenidas y las conclusiones a las que ha llegado el detective. Generalmente, esas pruebas podrán ser utilizadas en los posibles juicios y son las que determinarán la culpabilidad del empleado.

 

¿Cómo podemos detectar una falsa baja laboral?

Es fundamental saber que el detective privado es un profesional  legalmente autorizado para verificar que los documentos presentados por el trabajador son válidos, auténticos, desde un parte de accidente, hasta los documentos médicos que justifican la baja y la propia firma del doctor.
El detective, además, investiga la posible relación y vínculo entre el trabajador sospechoso y el facultativo médico encargado de emitir los documentos de la baja. Las sospechas de una posible baja fraudulenta, se consolidan si se trata de una relación amistosa o familiar.
Todo ello se complementa con acciones de seguimiento y vigilancia, ajustados a los horarios o días en los que el trabajador supuestamente debería estar de baja. El detective privado comprueba el estado de salud del trabajador investigado. El fraude se destapa definitivamente cuando el trabajador está realizando tareas que en principio no podría realizar o incluso trabajando en otro establecimiento. El documento fotográfico o la grabación de vídeos serán pruebas concluyentes para la demostración de una baja falsa, ya que demuestran que el trabajador no muestra síntomas de sufrir enfermedad alguna.
Realmente complicada es la investigación de bajas por depresión. Una de las técnicas que utiliza el detective es la de documentos fotográficos en los cuales el individuo aparezca en actitudes poco acordes con esta situación, como el consumo de alcohol, pues los medicamentos recetados para la depresión tienen absolutamente contraindicado la ingesta de bebidas alcohólicas.

 

¿Dónde está el límite en este tipo de investigaciones?

Este es un asunto espinoso, porque podríamos entrar en conflicto con la protección de la intimidad. En el año 2006 una sentencia que juzgaba la investigación realizada por parte de una empresa a un trabajador despedido en el 2004 por estar viendo contenido pornográfico durante las horas de trabajo, dictaminó que el despido era improcedente si antes no se había advertido de la limitación del uso particular de Internet, o bien cuando para investigar al trabajador se había podido transgredir su intimidad, como era el caso, ya que se había puesto un dispositivo de control en su ordenador.
Por ejemplo, en Alemania, está prohibido buscar información de los subalternos en Facebook, pero en el caso de España hay cierto vacío legal en cuanto a la investigación de los empleados a través de la red. No obstante, no existe ningún problema si un investigador privado utiliza la prueba del polígrafo siempre y cuando la persona a la cual se somete lo autorice por escrito.
Por supuesto las nuevas tecnologías abren un nuevo escenario en la investigación de los fraudes laborales. Pero debemos recordar que por norma general cualquier tipo de acceso no autorizado a las comunicaciones privadas de un tercero es ilegal, de tal forma que no se puede conocer el contenido de los whatsapps, emails, etc. sin autorización de alguno de los emisores o destinatarios.
Sólo un Juez puede ordenar la intervención de las telecomunicaciones.
Sin embargo, recientes sentencias del Tribunal Constitucional en ciertos casos han legitimado a algunas empresas para controlar las “herramientas informáticas de titularidad empresarial puestas a disposición de los trabajadores (…) cuando existen sospechas de una actuación irregular que puede ser verificada con la lectura de sus ‘mails’, enviados con los medios informáticos de la compañía”. Todo ello depende tanto del convenio colectivo del sector al que pertenezca la empresa, como del tipo de fraude laboral de que se trate. Algunos convenios colectivos tipifican como falta leve “la utilización de los medios informáticos propiedad de la empresa (correo electrónico, Intranet, Internet, etc.) para fines distintos de los relacionados con el contenido de la prestación laboral (…)”.
Por tanto, no se podría realizar una investigación con la observación de la actividad telemática. En todo caso, podríamos recurrir al seguimiento de los perfiles públicos en Internet y en las redes sociales: foros, chats, Facebook, Instagram, Twiter, etc. A través de esos perfiles públicos podemos observar sus inserciones, las personas con las que chatea, las que comenta, las que enlaza, las fotos en las que aparece, etc.

 

Cambios en la conducta laboral ante la crisis.

Según un estudio elaborado por la empresa de trabajo temporal Adecco la media de absentismo laboral en España bajó en 2012 hasta el 4,3%, lo cual supone un descenso respecto al 2011 de medio punto porcentual.
A pesar de ello la media española sigue siendo de las más elevadas de toda Europa.
A nadie se nos escapa que con la crisis económica, el temor a perder el puesto de trabajo y la reducción de los días de vacaciones y festivos explican este descenso del absentismo que, no obstante, supone una media de 11 días perdidos al año por cada trabajador.
Sin embargo, el dato más sorprendente del estudio elaborado por Adecco es que tres de cada diez bajas laborales podrían ser fraudulentas. Esto explica que cada vez más empresas contraten detectives privados para investigar estas conductas laborales.
Los informes de los detectives constituyen prueba testifical, debiendo éstos presentarse en el juicio personalmente y ratificarlos. Recientemente  el trabajo realizado por los detectives privados ha sido avalado por una sentencia emitida por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Madrid. La sentencia fue dictada sobre un caso en el cual una empresa había contratado a un investigador privado para confirmar que uno de sus trabajadores había estado realizando actividades completamente incompatibles con las razones que había alegado para solicitar una baja. El informe presentado por el detective resultó del todo esclarecedor y tanto el juzgado de instancia como TSJ confirmaron el despido procedente y rechazaron las alegaciones del empleado sobre el excesivo control de la empresa y la violación del derecho fundamental a la intimidad.
Sin embrago, la sentencia también hizo hincapié en que los detectives no están habilitados para realizar investigaciones sobre delitos que sean perseguibles de oficio. Además, recordó que los medios empleados para conseguir la información tienen que ser completamente legales y no atentar contra ninguno de los derechos fundamentales del investigado –a la intimidad personal o familiar, al honor, a la propia imagen o al secreto de las comunicaciones-. De ahí que, los detectives estén obligados a facilitar datos únicamente a su cliente y a los órganos policiales y judiciales competentes
Las consecuencias del absentismo no son únicamente económicas, sino de todo tipo, ya que esta conducta influye en aspectos organizativos o de producción de la empresa o entidad. No hace falta recordar que es posible sancionar al empleado que incurre en conductas contrarias a la buena fue durante la situación de incapacidad temporal realizando actividades contraindicadas por el diagnóstico motivador del parte de baja médica y que perjudican su restablecimiento. Esta sanción disciplinaria, incluido el despido, como establece el Artículo 54.2 a) o d) del Estatuto de los Trabajadores, se puede aplicar también cuando pueda constatarse, de forma fehaciente, que el empleado ha simulado su enfermedad o ha existido connivencia entre él y el médico del servicio público de salud.
Otra práctica muy extendida con la crisis es el presentismo laboral. Esta conducta es también llamada absentismo presencial. Según esta práctica el trabajador, a pesar de encontrarse en su puesto de trabajo, sufre una merma importante de su rendimiento, dicho de otro modo: no está siendo productivo y tiende a permanecer en su puesto de trabajo más tiempo del correspondiente a su jornada. Los motivos de este absentismo presencial suelen ser diversos, pero en la  actualidad el más influyente es la mentalidad de sumar más horas de trabajo a nuestras jornadas laborales, haciendo ver que trabajamos más, que somos imprescindibles… En cierto modo el trabajador quiere proyectar una imagen de empleado sacrificado, pero realmente esta imagen está distorsionada y no es real, porque sus productividad no arroja datos positivos.
En cualquier caso, siempre es preferible ante la sospecha de una actividad irregular de un trabajador, acudir a un detective privado legalizado que, a partir de la información que le facilitemos, podrá aconsejarnos sobre cómo proceder legalmente para alcanzar el objetivo pretendido, siempre ajustándose a nuestro caso.

 

Más información:
Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores(Vigente hasta el 01 de Enero de 2014).
 – Adecco

[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

¿Te ha gustado este artículo? ¡Déjanos tu valoración

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Publicado Por | 2016-10-26T08:47:25+00:00 6 diciembre 2013|Ámbito Laboral|

About the autor:

Licenciada en Criminología por la Universidad de Alicante. Detective Privado con Licencia. 1692. Asociado nº 947. Apdpe (Asociación Profesional Detectives Privados de España). Colegiado nº127. Colegio Oficial Detectives Privados Comunidad Valenciana. Profesor colaborador Universidad de Murcia. Miembro de Global Forensic Alliance. Profesora Escuela Superior Criminalística. Perito Informático. Título de Director de Seguridad. Título de Jefe de Seguridad. CEO en Elche Detectives & Asociados. Grupo E.D.A.

Deje su comentario