Formas de atentar contra la Propiedad Intelectual

»»Formas de atentar contra la Propiedad Intelectual
  • Formas de atentar contra la propiedad intelectual

Principales fraudes contra los derechos de Propiedad Intelectual.

La defensa de la propiedad intelectual surge como resultado de la necesidad de legitimar las ideas y creaciones asociadas a la actividad profesional. De hecho, una gran parte de los delitos cometidos, ya sea de carácter intelectual o industrial, buscan el aprovechamiento del trabajo ajeno sin pagar nada a cambio.

Para dejarlo claro diremos que, mientras la ley de propiedad industrial se encarga de salvaguardar las creaciones que están dentro del sector empresarial (patentes, modelos de utilidad, diseños, etc.), la ley de propiedad intelectual da cobertura a la obra de los autores indistintamente del medio de expresión o utilidad de la misma.

Fraudes frecuentes.

Existen multitud de actuaciones ilegales que pueden atentar contra nuestros derechos legales, las cuales varían en función de la naturaleza de la obra o diseño.

Al margen de la distribución no autorizada de material visual y literario, surgen nuevas formas de plagio que si no se atajan a tiempo pueden poner en peligro el futuro de muchos sectores basados en la innovación.

En el terreno empresarial se está registrando un incremento de los delitos de adaptación de modelos funcionales y diseños patentados que han requerido una inversión considerable en investigación por parte de la empresa titular de los derechos.

Principales fraudes contra los derechos de Propiedad Intelectual.

Otro fraude muy común está relacionado con la copia de aplicaciones informáticas desarrolladas por empresas tecnológicas. Aunque pueda parecer que esta situación solo se da en softwares de alto nivel, cada vez se registran más infracciones de los derechos de copyright de empresas de pequeño tamaño que diseñan productos como apps, programas de contabilidad y plataformas online.

Medidas de protección contra la violación de los derechos de Propiedad Intelectual.

Si sospechamos que nuestra obra o los recursos empresariales de diseño propio están siendo explotados sin nuestro consentimiento, debemos tomar medidas que pongan fin a tales actividades. En este sentido, conviene recordar que aunque el uso indebido de nuestras ideas no repercuta en una reducción de nuestros beneficios a corto plazo, con el tiempo puede incidir en una devaluación de nuestra obra, producto o servicio

Un detective privado puede ayudarnos a proteger nuestra marca y sus signos distintivos, evitar la falsificación de patentes, monitorizar el uso de diseños registrados, controlar el fraude informático y la publicidad engañosa que tergiverse la propiedad intelectual del objeto de plagio.

Principales fraudes contra los derechos de Propiedad Intelectual.

Llegado el caso y, siempre y cuando tengamos evidencias que respalden nuestra acusación, será necesaria la contratación de abogados que nos ayuden a proteger nuestros diseños y se encarguen de conseguir una compensación económica que nos indemnice por el agravio.

En conclusión, merece la pena poner los medios oportunos para frenar cualquier fraude que se beneficie de nuestro trabajo, reduciendo de este modo el valor añadido que consigue para nuestra marca personal y corporativa.

Fuentes de Información:

¿Te ha gustado este artículo? ¡Déjanos tu valoración

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
Cargando…
Publicado Por | 2017-05-25T18:09:07+00:00 25 mayo 2017|Ámbito Laboral|

About the autor:

Licenciada en Criminología por la Universidad de Alicante. Detective Privado con Licencia. 1692. Asociado nº 947. Apdpe (Asociación Profesional Detectives Privados de España). Colegiado nº127. Colegio Oficial Detectives Privados Comunidad Valenciana. Profesor colaborador Universidad de Murcia. Miembro de Global Forensic Alliance. Profesora Escuela Superior Criminalística. Perito Informático. Título de Director de Seguridad. Título de Jefe de Seguridad. CEO en Elche Detectives & Asociados. Grupo E.D.A.

Deje su comentario