Las infidelidades, la historia que siempre se repite

»»Las infidelidades, la historia que siempre se repite
  • Infidelidades. La historia que ese repite. Blog Elche Detectives

Las infidelidades, la historia que siempre se repite.

En este post del Blog vamos a tratar el espinoso tema de las infidelidades, desde la modificación de la legislación al respecto  y sus implicaciones, hasta el modo en que los detectives privados investigan estos casos, así como la evolución de esta conducta en España.

 

La infidelidad en cifras.

Según las encuestas, aproximadamente uno de cada tres españoles/as ha sido infiel a su pareja en alguna ocasión. Todos conocemos a algún amigo/a, compañero/a de trabajo o incluso familiar que ha sido infiel a su pareja, aunque en cada caso las circunstancias son diferentes. Los estudios también indican que el verano y las vacaciones son la época del año más proclive para el flirteo. Respecto al sexo, tradicionalmente los hombres han sido más infieles que las mujeres, o por lo menos, lo admiten más.
Si queremos datos oficiales sobre infidelidades en España, podemos acudir a la Encuesta sobre Adulterio elaborada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en el año 1995. Esta encuesta indicó que el 46% de los hombres españoles confesaron haber sido infieles frente a tan sólo el 17% de las españolas. Los últimos datos oficiales fiables sobre este tema son del año 2008. En este año el CIS publicó la Encuesta de Actitudes y Prácticas Sexuales. Se aprecia en estos datos que la diferencia entre hombres y mujeres sigue siendo importante, hasta un 26,8% de los maridos había sido infiel en alguna ocasión, frente al 8,2% de las esposas. Es probable que en la próxima encuesta al respecto, como ha ocurrido en EEUU, el porcentaje de mujeres infieles crezca y el de hombres se mantenga estable.
En EEUU, por ejemplo, según los datos recogidos por el National Opinion Research Center´s General Social Survey, el equivalente a nuestro CIS, en los últimos 20 años se ha incrementado en un 40% el porcentaje de mujeres que han mantenido alguna relación extramatrimonial. Así, en el año 2010este porcentaje alcanzó casi el 15%. Por su parte, el porcentaje de hombres infieles se ha mantenido estable en torno a un 21%. Parece que la infidelidad en mujeres sube, pero la de los hombres no baja.
Las mujeres en el mundo desarrollado han ido independizándose cada vez más de sus maridos, es decir: son menos dependientes económicamente. Este hecho, junto con los cambios legislativos, hace que las consecuencias de un divorcio son menos dolorosas. Además, las presiones sociales ya no son tan fuertes como hace años. Por otro lado, actualmente también hay más hombres dependientes de sus mujeres, pero este no parece haber reducido el porcentaje de hombres infieles.
Hay estudios más recientes sobre las infidelidades, pero realizados por consultoras privadas, como el elaborado por la empresa privada Sondea, Sondea elaboró su estudio sobre una muestra de más de 3.700 españoles de entre 18 y 55 años para la empresa Nordic Mist. Este estudio indica que uno de cada tres españoles (un 36%) ha sido infiel alguna vez. El porcentaje de hombres (37%) y de mujeres (35%) que  reconocen haber sido infiel en alguna ocasión a su pareja es similar, aunque son las mujeres las más arrepentidas y las que piensan que no lo volverían a repetir. También se aprecia en estas estadísticas, que a mayor edad se observa un aumento del porcentaje de personas que le han sido infieles a sus parejas, y también que lo volverían a hacer.

 

Causas para ser infiel.

Los motivos que nos llevan a ser infieles a nuestras parejas son distintos entre hombres y mujeres. Los citados estudios revelan que para las mujeres la infidelidad se achaca a la falta de atención por parte de su pareja, mientras que en el caso de los hombres es por mantener más relaciones sexuales. Ahondando en estos temas espinosos, también es interesante saber que los lugares preferidos para mantener una relación sexual fuera de la pareja cambian entre hombres o mujeres. Así, mientras ellas escogen un hotel, ellos prefieren la casa de la otra persona.
Respecto a la cuestión dolorosa de si confesar la infidelidad o no y ser sincero/a con la pareja, según estos estudios hasta el 55% de los encuestados asegura que nunca revelaría su infidelidad a otras personas. A pesar de ello, al 62% de los encuestados le gustaría que su pareja le confesara su infidelidad y más del 50% reconoce que acabaría confesando su affaire debido a los remordimientos.
Esto nos lleva a la siguiente cuestión, un número considerable de personas, hasta un 40% aproximadamente reconoce haber espiado alguna vez a su pareja o expareja (leer sus e-mails, sus mensajes de móvil, revisar sus llamadas, etc.) e incluso hay quienes les han vigilado. Sin embargo, como indicamos más adelante esto es ilegal. Si tenemos sospechas de que nuestra nos es infiel, es necesario acudir a un profesional que nos asesore y trabaje dentro de los parámetros legales.

 

Las infidelidades.La historia que siempre se repite

 

El Delito de Adulterio, cuando podías ir a la cárcel por ser infiel.

Sin embargo, puede que muy pocos sepan que la conducta infiel era hasta 1978 un delito que podía castigarse con la cárcel.  Pero, en plena Transición española, bajo el gobierno de Adolfo Suárez, se despenalizó el Adulterio, siendo Landelino Lavilla su Ministro de Justicia. Fue el 26 de mayo de 1978 cuando se derogaran los artículos 449 y 452 del Código Penal relativos al adulterio y amancebamiento. Hasta 1978 si engañabas a tu pareja, además del rechazo moral de la sociedad, podías ser condenado con ingreso en prisión y a tener que hacer frente a importantes sanciones económicas. Además, el machismo dominante en aquella época favorecía cierta dispensa si el hombre era infiel, pero la justicia era implacable si la infiel era una mujer.
El artículo 449 del Código Penal decía lo siguiente: “El adulterio será castigado con la pena de prisión menor. Cometen adulterio la mujer casada que yace con varón que no sea su marido, y el que yace con ella, sabiendo que es casada, aunque después se declare nulo el matrimonio (…) No se impondrá pena por delito de adulterio sino en virtud del marido agraviado”. Y finalizaba: “El marido podrá en cualquier tiempo remitir la pena impuesta a su consorte”. Claramente la infidelidad de una mujer hacia su marido era condenada automáticamente, la mujer era rechazada socialmente y en cierto modo la infidelidad femenina ha permanecido como cierto tabú.
Aunque hoy nos parezca una barbaridad, en otras culturas la unión sexual de dos personas cuando alguno está casado es castigada con la confiscación de los bienes de los delincuentes o, incluso, pueden ser condenados a la pena de muerte. Así sucede en países como Irán, Iraq,  Nigeria o Afganistán, donde las mujeres, que no los hombres, son lapidadas. Algunas asociaciones como Amnistía Internacional trabajan a diario para conseguir el fin terminar con estas condenas y evitar que millones de mujeres sigan siendo discriminadas por este motivo.

 

El adulterio y el amancebamiento como causa legal de separación.

Tras la derogación de estos artículos 449 y 452 del Código Penal relativos al adulterio y amancebamiento, ambas conductas continuaron contempladas en el Código Civil como causa legal de separación, hasta la llamada Nueva Ley del Divorcio (Ley 15/2005). Aunque sólo un porcentaje reducido de las demandas de divorcio se interponían alegando el adulterio del cónyuge, las agencias de detectives se llenaban de casos de investigación de infidelidades. Las pruebas recabadas eran presentadas como justificante de la separación.

 

La investigación de las infidelidades con la Nueva Ley del Divorcio.

El 20% de las investigaciones que llegan a una agencia de detectives son del ámbito familiar, como por ejemplo las infidelidades.  La llamada Nueva Ley del Divorcio (Ley 15/2005) introdujo unas modificaciones interesantes sobre la separación y el divorcio. Entre estas modificaciones tenemos la eliminación de la necesidad de separación previa al divorcio, así como la eliminación de la necesidad de alegar causas para la ruptura y también cambios en la pensión compensatoria. Otro cambio importante introducido por esta nueva ley es la novedosa custodia compartida (si te interesa este tema te recomendamos consultar el post de nuestro blog Síndrome de Alienación Parental, todo lo que necesitas saber.
Desde la nueva Ley del Divorcio no se investigan tanto las infidelidades, ya que no es necesario presentar pruebas para justificar que quieres divorciarte. Pero, a pesar de ello, sí se contratan detectives para saber si tu pareja te está siendo infiel. Además, ex-maridos, ex-mujeres buscan cualquier indicio, para poder dejar de pagar la pensión o bien, conocer todos los bienes y patrimonio para negociar un acuerdo económico.
  Las infidelidades

 

Cada investigación es única y lleva su tiempo y su propio método. En el caso de una infidelidad, podemos distinguir tres fases. La primera fase es la toma de contacto entre el cliente y su detective privado. Una vez que el cliente contacta con el detective, se concierta una cita y en esta primera fase se recaba toda la información posible sobre el cónyuge o parejasupuestamente infiel. Esta información (horarios, lugares visitados, costumbres, personas o contactos que frecuenta…) es fundamental para que el detective privado elabore un plan de actuación.
En una segunda fase, el detective elabora el plan más adecuado y efectivo y  lo plantea siempre de mutuo acuerdo con su cliente. En el caso de una infidelidad, el plan de actuación se centra sobre todo en seguimiento y vigilancia, ya que lo que se pretende es obtener pruebas de dicha infidelidad. El detective ajusta los horarios o días de vigilancia y seguimiento a unos momentos determinados, en los que la pareja investigada pueda ser infiel.
La última fase consiste en la elaboración de un informe por parte del detective privado. Dicho informe contiene los datos detallados de la investigación realizada, así como un vídeo o fotografías de las pruebas obtenidas y las conclusiones a las que ha llegado el detective.
Por supuesto las nuevas tecnologías abren un nuevo escenario en la investigación de las infidelidades. Pero debemos recordar que cualquier tipo de acceso no autorizado a las comunicaciones privadas de un tercero es ilegal, de tal forma que no se puede conocer el contenido de los whatsapps, emails, etc. sin autorización de alguno de los emisores o destinatarios. Sólo un Juez puede ordenar la intervención de las telecomunicaciones.
 Por tanto, no se podría realizar una investigación con la observación de la actividad telemática. En todo caso, se podrá realizar la investigación de otra forma, por ejemplo realizando un seguimiento de la actividad en Internet, en las redes sociales en las que el investigado participa con un perfil público: foros, chats, Facebook, Instagram, Twiter, etc. En ellas sí que podemos realizar una investigación de sus inserciones, de las personas con las que chatea, las que comenta, las que enlaza, las fotos en las que aparece, etc.
 En cualquier caso, siempre es preferible ante la sospecha de una infidelidad de nuestra pareja, acudir a un detective privado legalizado que, a partir de la información que le facilitemos, podrá aconsejarnos sobre cómo proceder legalmente para alcanzar el objetivo pretendido, siempre ajustándose a nuestro caso.
Más información:
-REAL DECRETO DE 24 DE JULIO DE 1889, TEXTO DE LA EDICIÓN DEL CÓDIGO CIVIL MANDADA PUBLICAR EN CUMPLIMENTO DE LA LEY DE 26 DE MAYO ÚLTIMO (Vigente hasta el 22 de Julio de 2014), Título IV.  Del matrimonio,  Capítulo IX.  De los efectos comunes a la nulidad, separación y divorcio.
CIS, Encuesta sobre Adulterio elaborada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), Madrid, 1995.
Ir a Norma modificadora CIS, Encuesta de Actitudes y Prácticas Sexuales, Madrid,  2008.
[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

¿Te ha gustado este artículo? ¡Déjanos tu valoración

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Publicado Por | 2017-02-27T11:05:41+00:00 26 noviembre 2013|Ámbito Familiar|

About the autor:

Licenciada en Criminología por la Universidad de Alicante. Detective Privado con Licencia. 1692. Asociado nº 947. Apdpe (Asociación Profesional Detectives Privados de España). Colegiado nº127. Colegio Oficial Detectives Privados Comunidad Valenciana. Profesor colaborador Universidad de Murcia. Miembro de Global Forensic Alliance. Profesora Escuela Superior Criminalística. Perito Informático. Título de Director de Seguridad. Título de Jefe de Seguridad. CEO en Elche Detectives & Asociados. Grupo E.D.A.

Deje su comentario