Divorcios y Custodias. Modificación de medidas

»»Divorcios y Custodias. Modificación de medidas
  • Divorcios y Custodias. Servicios Detectives Elche

Vamos a centrar el presente post en la modificación de medidas en divorcios y custodias, una cuestión delicada que preocupa a muchos particulares quienes acuden a los despachos de detectives buscando ayuda. La conocida como Nueva Ley del Divorcio (Ley 15/2005) incorpora la opción de la custodia compartida. El fin último de esta opción es beneficiar y favorecer a los hijos/as. En ocasiones los procesos de divorcio resultan problemáticos y conflictivos. Así, con frecuencia los padres están enfrentados y luchan por la custodia.

La custodia compartida.

Dentro de los asuntos familiares relacionadas con los procesos de divorcio y separación, y las custodias de menores, son numerosas las investigaciones de cara a realizar una modificación de medidas. Como hemos indicado, esa Nueva Ley de Divorcio contempla la novedosa opción de la custodia compartida y al mismo tiempo introduce cambios en la pensión compensatoria. En principio, la custodia compartida favorece que ambos progenitores participen por igual en la vida y educación de su hijo/a día a día, pasando periodos de tiempo similares con ellos y cumpliendo con obligaciones de manutención por igual.

Pero la custodia compartida es contemplada por la ley como una opción más, no es una medida impuesta. Para que la custodia compartida se haga efectiva, debe ser aceptada por ambos progenitores de mutuo acuerdo. Si los padres no llegan a ningún acuerdo, interviene el juez quien adoptará la decisión sobre las custodias, compartida o no. Por otro lado, los menores, cuando son mayores de 12 años o tienen capacidad y madurez suficiente para expresar su opinión, son siempre consultados.

Así, la custodia compartida debe ser aplicada en función de las particularidades de cada caso y existen distintas fórmulas para aplicar esta custodia. Para empezar, la alternancia puede ser desde diaria o semanal hasta anual, pasando por mensual o trimestral. Todo depende de los acuerdos que pacten los padres y de lo que más beneficie a los menores, según la evaluación del Ministerio Fiscal y de los jueces de familia. También referente a este tema ya tratamos con anterioridad en el post Síndrome de Alienación Parental sufrido por muchos menores en estas situaciones de separaciones, divorcios y custodias.

Divorcios y Custodias. Servicios Detectives ElcheFuente: Divorcio Express Web

Principalmente en cuanto a la custodia compartida podemos distinguir dos fórmulas para aplicarla. En primer lugar, tenemos la opción de que los hijos/as residan en la casa familiar y sean los padres quienes, periódica y alternadamente, se desplacen a ese domicilio. Para el menor supone de algún modo mantener la normalidad, y además la ley indica que es preciso garantizar al menor una vivienda digna, acorde a su vida anterior al divorcio. El gran reto es para los progenitores quienes deben asumir los gastos de mantenimiento y manutención mientras residan en ese domicilio común, al tiempo que asumen los gastos de sus propias viviendas. Esta solución resulta inasumible económicamente hablando para muchos divorciados.

En segundo lugar, tenemos la fórmula por la cual los menores acuden a casa de sus progenitores. En esta fórmula es el niño/a quien debe trasladarme periódica y alternadamente al domicilio de uno y otro progenitor. Lógicamente, esta manera de custodia compartida es más cómoda y asumible económicamente para los adultos, pero supone un mayor trastorno para el menor. Para evitar la sensación de inestabilidad hay quienes recomiendan que los periodos bajo la custodia de cada progenitor sean amplios. Puesto que cada cónyuge reside en un domicilio distinto, lo habitual en estos casos en vender la vivienda común o bien llegar a un acuerdo sobre la misma.
En cualquiera de los casos, los expertos aconsejan para trastornar lo menos posible la vida del menor, que los padres vivan cerca, facilitando así la continuidad con la vida anterior al proceso de divorcio.
Es necesario recalcar, como hemos indicado anteriormente, que la custodia compartida se basa en la corresponsabilidad: la atención, el cuidado y el mantenimiento cotidianos de los hijos/as se asumen entre padre y madre al 50% cada uno. Para ello es preciso que la comunicación sea buena y que ambos progenitores estén dispuestos a compartir gastos.
Por otro lado, aún sigue teniendo mucho peso el clásico sistema de custodia monoparental, que en más del 80% de los procesos judiciales recae en la madre, a la cual se adjudica el uso de la vivienda familiar; mientras que el padre tiene derecho a un régimen de visitas y la obligación de pasar una pensión alimenticia. Muchas son las progenitoras que luchan por esta custodia, alegando su situación económica y laboral poco favorable.

Divorcios, Custodias, Modificación de medidas. Servicios elche detectives

La modificación de medidas en una sentencia de divorcio.

El problema viene cuando, una vez adoptadas las medidas sobre la custodia, uno de los progenitores no está de acuerdo con tales medidas e intenta modificarlas (periodicidad, compensación económica…), bien porque han cambiado sus circunstancias laborales o económicas, o bien porque han cambiado las de su ex pareja. Por otro lado, es tristemente frecuente que algunos progenitores oculten o bien parte de su patrimonio legal, o bien su situación laboral real con el objetivo de dejar de pagar o reducir la pensión, o también para alcanzar una revisión del acuerdo económico más favorable.

La modificación de estas circunstancias puede servir como instrumento para cambiar las medidas definitivas de la sentencia de divorcio. Cualquiera de los progenitores está en su derecho de presentar una solicitud de modificación de medidas en base a esos cambios en sus circunstancias. Pero sólo cuando estos cambios afectan de manera esencial a la vida personal o a la situación económica de cualquiera de los cónyuges, se puede proceder a evaluar si es preciso adoptar otras medidas.

El trabajo del detective en la modificación de medidas.

Alegar todas esas modificaciones implica aportar pruebas fehacientes que confirmen la necesidad de cambiar las medidas del acuerdo de divorcio para que éste cambio pueda hacerse efectivo. No en pocas ocasiones, como hemos indicado anteriormente, uno de los ex cónyuges sospecha que su ex pareja está ocultando su situación económica y/o laboral real para eludir obligaciones o bien obtener mayores beneficios económicos. Es en estos casos donde la labor del detective privado profesional es fundamental, centrándose en la investigación de todo el patrimonio del investigado, de su verdadera situación laboral, así como otros ingresos y supuestas deudas con entidades financieras.

Así, aunque siempre tratemos cada caso atendiendo a sus necesidades particulares, en estos procesos el detective se centra en investigar ciertos aspectos:

  • SITUACIÓN LABORAL. El investigador privado indaga sobre la situación laboral del ex cónyuge investigado. El detective puede incluso investigar si miente sobre su trayectoria laboral y profesional.
  • SITUACIÓN ECONÓMICA Y PATRIMONIAL. El detective privado centra su investigación tanto en el nivel de ingresos y bienes de la persona investigada, como en la situación económica de su propia familia.
  • DEUDAS CON ENTIDADES FINANCIERAS Y OTRAS CARGAS. Las deudas con los bancos y otras cargas también son importantes a la hora de valorar la situación económica del investigado. Incluso puede ser interesante conocer la evolución de la persona investigada en cuanto a deudas.

Divorcios y Custodias. Servicios Detectives Elche

Contrastar la veracidad de la información presentada por la persona investigada es una tarea laboriosa, ya que el detective privado suele combinar el trabajo de campo (que incluye tanto técnicas de seguimiento y vigilancia, como entrevistas), con la contrastación documental. Además, es el detective privado legalizado el profesional indicado para obtener y aportar pruebas sobre la situación verídica. Al final de su investigación, el detective privado elabora un informe completo donde detalla los datos de la investigación realizada e incluye todas las pruebas obtenidas.

Si a raíz de la investigación se revelan datos nuevos y surgen discrepancias, la parte demandante debe solicitar oficialmente una demanda. Finalmente, será el juez quien estudiará las pruebas y valorará si es procedente modificar las medidas del divorcio.

 

Bibliografía:

– BOLAÑOS, I., Hijos Alienados y Padres Alienados. Asesoramiento e Intervención en las Rupturas Conflictivas. I Congreso de Psicología Jurídica en Red (2004).

– REAL DECRETO DE 24 DE JULIO DE 1889, TEXTO DE LA EDICIÓN DEL CÓDIGO CIVIL MANDADA PUBLICAR EN CUMPLIMENTO DE LA LEY DE 26 DE MAYO ÚLTIMO (Vigente hasta el 22 de Julio de 2014), Título IV. Del matrimonio, Capítulo IX. De los efectos comunes a la nulidad, separación y divorcio.

– SEGURA, C., GIL, MJ. y SEPÚLVEDA, MA., “El síndrome de alienación parental: una forma de maltrato infantil”, Cuadernos de Medicina Forense, n. 43-44 Sevilla ene.-abr. 2006.

Nuevas formas de familia. Perspectivas Nacionales e internacionales. UNICEF y UDELAR, Uruguay, 2003.

 

¿Te ha gustado este artículo? ¡Déjanos tu valoración

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,75 sobre 5)
Cargando…
Publicado Por | 2016-10-26T17:11:47+00:00 22 mayo 2015|Ámbito Familiar|

About the autor:

Licenciada en Criminología por la Universidad de Alicante. Detective Privado con Licencia. 1692. Asociado nº 947. Apdpe (Asociación Profesional Detectives Privados de España). Colegiado nº127. Colegio Oficial Detectives Privados Comunidad Valenciana. Profesor colaborador Universidad de Murcia. Miembro de Global Forensic Alliance. Profesora Escuela Superior Criminalística. Perito Informático. Título de Director de Seguridad. Título de Jefe de Seguridad. CEO en Elche Detectives & Asociados. Grupo E.D.A.

Deje su comentario